Carta a Juan Manuel Herrero, Presidente Deportivo de Chivas

o_20131228120742_superar_en_titulos_al_america_la_meta_en_chivas

Doctor Juan Manuel Herrero,

Presidente Deportivo del Club Deportivo Guadalajara

Presente.

Antes que nada, me gustaría recordarle y agradecerle las atenciones que tuvo conmigo el pasado 22 de febrero, cuando nos reunimos en un hotel de la Ciudad de México previo al partido de Chivas contra Toluca.

El motivo, como bien recordará, fue un correo electrónico que le mandé previamente ante mi preocupación de la relación entre Chivas y el aficionado rojiblanco, además del tema de las “barras” y las porras familiares. Mi única condición, como le mencioné en aquel correo, era una seriedad del asunto y apertura real de la directiva de Chivas para escuchar a “un aficionado más” (tomando en cuenta que seguimos sin contar con los canales adecuados para ser escuchados) y también incluir a gente joven en el nuevo proyecto que usted encabezaría, como nuevo Presidente Deportivo.

Recordará que aquella tarde, además de tener una plática -muy interesante- con usted, le presenté un documento escrito donde exponía mi opinión y recomendaciones para el tratamiento del tema de las “barras”, además de otras ideas de proyectos para involucrar más al aficionado con el equipo, junto con un sistema para impulsar el crecimiento de porras familiares e incluir a la numerosa afición del Distrito Federal. Regresar al aficionado al estadio, pues. Un objetivo que ambos deseamos y compartimos.

El motivo real de esta carta es expresar mi preocupación por lo que sucedió después de dicha reunión, en la que usted me pidió que coordinara una reunión con grupos de aficionados del Distrito Federal y sus alrededores, para poder seguir adelante con el proyecto de las porras familiares y conocer sus peticiones.

Simple y sencillamente ya no hubo una respuesta de su parte.

A mis repetidos intentos de volver a contactarlo no hubo respuesta alguna. Se atravesó el penoso incidente en el Estadio Jalisco, que pudo haber servido precisamente para sentar las bases para una nueva relación entre afición y directiva, pero en vez de eso, Chivas decidió vetar del Estadio Omnilife no sólo a las barras, sino que también a las porras familiares que usted planeaba impulsar.

No sé a qué se deba este cambio; esta postura de cerrarse, como lo hace la directiva desde hace varios años. No sé si hubo un “jalón de orejas” por parte de la persona encargada de Comunicación y Prensa de Chivas hacia usted, o de otro elemento de la directiva. O si simple y sencillamente no le parecieron necesarios o interesantes los temas que conversamos aquella vez. Dudo que sea esto último, tomando en cuenta la dinámica de aquella plática y la buena imagen que me dejó en aquella reunión.

Mientras redacto esta carta volvió a ocurrir un desagradable hecho en Chivas: el cese de Ricardo La Volpe. Otro escándalo, otro hecho desagradable para la afición rojiblanca (tomando en cuenta la experiencia del director técnico y su estilo de juego, elementos que pudieron volver a unir a la afición y acercarla de nuevo al estadio y al equipo) que hasta el momento se ha tratado de una manera totalmente hermética, sin dar detalles, sin dar nombres y sin que el director técnico haya dado aún su versión. Otra decisión de la directiva que sólo puede levantar sospechas por la pésima forma en que se ha tratado desde el punto de vista de la comunicación.

La afición ya está harta de la gente que maneja a Chivas. No pretendo imponer mi punto de vista personal y hablar en nombre de los millones de aficionados rojiblancos, sino que lo digo por todos los comentarios de molestia y hartazgo hacia las decisiones que se toman en Chivas, desde sus dueños, pasando por otros miembros de la directiva (incluyéndolo incluso ahora a usted), y los encargados de Comunicación del equipo.

La afición ya no responde de una manera positiva a los mensajes que envía Chivas desde sus cuentas oficiales en redes sociales, ni a los comunicados de la directiva.

¿Por qué? Porque la afición ya está harta de que un equipo grande como el Club Deportivo Guadalajara se comporte como uno club pequeño, de esos que navegan entre la Primera División y la Liga de Ascenso; porque Chivas al mercado de transferencias a negociar fichajes de jugadores como equipos pequeños (y a veces éstos logran mejores tratos que nosotros). Negociando como si no hubiera el dinero o el prestigio suficiente para hacer grandes fichajes, y conformándose con jugadores de nivel mediano o bajo, o con jugadores de renombre que sólo llegan a Chivas si a cambio se entrega a algunos de nuestros elementos más experimentados o con mayor proyección.

La afición ya está harta de que en los peores momentos del equipo, el área de Comunicación de Chivas publique mensajes positivos asegurando que aunque uno haya perdido miles de pesos (y haya sido blanco de burlas) en una apuesta contra un aficionado americanista, el equipo sigue “apostando” por nosotros. O que simple y sencillamente, parezca que el equipo no atraviesa una crisis y los mensajes enviados por redes sociales sean de ánimo y esperanza, cuando la realidad es que arrancaremos el siguiente torneo rozando el descenso.

Señor Herrero, no le diré que se haga a un lado y deje el cargo de Presidente Deportivo de Chivas, porque considero que actualmente usted puede ser la única persona capaz de hacer un contrapeso en las decisiones tomadas desde lo más alto, por Jorge Vergara (que son una y otra vez pésimas para el equipo, incluyendo la destitución de Ricardo La Volpe), pero sí le pido como un aficionado que ama a su equipo y le duele cada vez más su situación, que ya haga algo concreto para mejorar al equipo.

Si necesita decirle de manera directa a Jorge Vergara y Angélica Fuentes que ellos son uno de los problemas actuales del equipo y deben hacerse a un lado para que Chivas salga de su crisis, hágalo. Casos así en el mundo de los negocios, hay muchos; tal vez le suene el de Steve Jobs en Apple, entre otros. A final de cuentas para eso está usted en ese cargo, y por lo que he visto en el tema deportivo desde que usted llegó, me parece que tiene la autoridad y conocimientos suficientes para hacerles entender a los dueños del equipo que su presencia perjudica mucho más de lo que ayuda.

Si no considera eso conveniente, entonces por lo menos retomemos algunas de las ideas que le planteé por escrito para intentar sanar la fracturada relación entre Chivas y el aficionado, aquel que sigue encendiendo su televisor o va al estadio aunque sean contadas las ocasiones en que el equipo le dé una alegría, pero que generalmente se lleva una decepción más por lo mostrado dentro de la cancha, o por lo que el equipo hace fuera de ella.

Arranca un nuevo torneo, un nuevo año futbolístico y es momento de hacer cambios radicales. Hay tiempo para ello. Tiempo de sobra.

Espero tener pronto una respuesta suya. Si no es de manera pública (porque la persona encargada de Comunicación y Medios de Chivas evidentemente no lo permitiría), sí de manera privada. Cumpla su palabra que me dio cuando le pedí un interés real de la directiva para tratar estos problemas, porque el interés que mostró en aquella ocasión fue lo único que me hizo confiar en su palabra y presentarle –además de entregarle- mis ideas.

Quedo en espera de su respuesta.

Saludos cordiales.

     Elías Arriazola Lujambio

     https://eliasarriazola.wordpress.com/

     Twitter: @EliasArriazola, @Chivasmex

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s