A mi perrito Snoopy

Pues ayer fue el día más triste de mi vida, y de sólo escribir esas palabras quieren salir unas lágrimas de mis ojos. Y es que ayer se murió mi perro Snoopy, un salchicha de 13 años que ha sido parte de la familia desde que yo tenía 10 años y él 2 meses.

Él era una de las últimas cosas que me unían todavía con Holanda, donde pasé -hasta ahora- mis mejores años de vida, pues allá lo compramos, en una granja cerca de la frontera con Alemania, y donde lo vimos por primera vez, saliendo corriendo de un establo junto con otros como 15 perros salchicha -sus hermanos y otros familiares.

Recuerdo que yo vi uno que tenía una manchita blanca en la frente, y dije que a ese quería. Después, como en el dominó, todos se mezclaron, salieron corriendo en todas las direcciones, algunos empezaron a pelearse un juguete y fue cuando vimos que todos tenían esa manchita blanca jajaja. Nunca sabré si agarré al que había visto desde el principio (y seguimos haciendo la broma de que el “Snoopy” original sigue en la granja esperando a ver en qué momento vamos, ahora sí, por él), pero sin duda agarré al mejor de todos.

Regresamos a casa y fue cuando lo presentamos con su nuevo mejor amigo de toda la vida, Goliath, un Yokshire Terrier también de dos meses, que acabábamos de comprar, y al que presentamos mi hermana y yo con temor de que se fueran a empezar a ladrar o pelear. Obviamente no fue así.

Como sea, hay muchísimos recuerdos, pues estuvo (o estuvieron, pues como dije, fueron inseparables) con nosotros todo el tiempo que estuvimos en Holanda, después unos años en Perú y finalmente sus últimos en México, en donde también acompañó varios años a mis abuelitos.

Muchos recuerdos, como una vez que los llevamos a pasear a un parque y, por curioso, terminó con su cola y toda su parte trasera sumergidas en un lago, pese a las advertencias de mi madre; o cada que le preguntábamos por Goliath y él enseguida volteaba y diez segundos después regresaba arrastrando del collar a su “primo”. También cuando los llevamos a pasear a un bosque y los soltamos. Un minuto después de que desapareciera entre los árboles, escuchamos ladridos y poco después lo vimos correr a toda velocidad con un Pastor Belga atrás de él ladrándole.

Desde chiquito empezaron las idas con él al veterinario. Su primera vez (fuera de lo normal) fue cuando se lastimó una patita correteando a Goliath en un parque. Ya más adulto empezaron las cosas más desagradables, pero él siempre fue un perro muy fuerte y resistió a las inyecciones y operaciones.

Ni modo, así es la vida, y aunque ayer lloré mucho (y en estos momentos lo vuelvo a hacer), me siento tranquilo porque sé que hicimos lo mejor que pudimos porque él estuviera bien desde que llegó a la familia, y no me queda duda de que él lo supo, y por eso también nos entregó todo su cariño y compañía, hasta ayer que se despidió.

No me cabe la menor duda de que el perro es el mejor amigo del hombre, y así lo demostró Snoopy, pues no quiso irse hasta no volvernos a vernos (estaba en casa de mis abuelitos por unos arreglos que están haciendo en nuestra casa) y dormir una última vez en su camita, en el cuarto de la tele, conmigo al lado en un sillón.

Lo enterramos ayer mismo en el jardín de casa de mis abuelitos, así que no me sorprendería que de vez en cuando sintamos su presencia o hasta se escuche uno que otro ruido en las noches. Tampoco dudo que Goliath le llorará, pues está en la azotea, justo arriba de donde lo enterramos. Pero sé que así los dos seguirán sintiéndose muy bien acompañados.

Tampoco dudo que Snoopy, tan fiel como siempre, nos esté esperando muy pacientemente a todos, para volvernos a ver en muchos años, en otro lugar.

Te quiero muchísimo amiguito. Cuídate mucho.

Saludos.

Anuncios

3 comentarios sobre “A mi perrito Snoopy

  1. pff lo siento mucho, es muy doloroso perder a un perrito cuando te ha acompañado varios años de tu vida =( yo tenia una perrita que me regañaron cuando naci y estuvo 15 años conmigo =( y tambien le llore mucho a mi Tix =(

  2. Aqui te dejo una bella historia, para que acompanie los recuerdos que tienes de snoopy. saludos desde guatemala.

    ¿Te has preguntado por qué los perros viven menos que las personas? (anonimo)

    Siendo un veterinario, fui llamado para examinar a un sabueso irlandés de 10 años de edad llamado Belker. Los dueños del perro, Ron, su esposa Lisa y su pequeño Shane, estaban muy apegados a Belker, y estaban esperando un milagro.

    Examiné a Belker y descubrí que estaba muriendo de cáncer. Le dije a la familia que no podríamos hacer ya nada por Belker, y me ofrecí para llevar cabo el procedimiento de eutanasia en su casa.

    Hicimos los arreglos necesarios, Ron y Lisa dijeron que sería buena idea que el niño de 6 años, Shane, observara el suceso. Ellos sintieron que Shane podría aprender algo de la experiencia.

    Al día siguiente, sentí la familiar sensación en mi garganta cuando Belker fue rodeado por la familia. Shane se veía tranquilo, acariciaba al perro por última vez y yo me preguntaba si comprendia lo que estaba pasando. En unos cuantos minutos Belker se quedó dormido prácticamente para ya no despertar.

    El pequeño niño parecía aceptar la transición de Belker sin ninguna dificultad o confusión. Nos sentamos todos por un momento preguntándonos el por qué del lamentable hecho de que la vida de las mascotas sea más corta que la de los humanos. Shane, que habia estado escuchando atentamente, dijo: ”yo sé por qué”

    Sorprendidos, todos volteamos a mirarlo. Lo que dijo a continuación me maravilló, nunca he escuchado una explicación más reconfortante que ésta. Este momento cambió mi forma de ver la vida.

    El dijo,”la gente viene al mundo para poder aprender como vivir una buena vida, como amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas, ¿verdad? -El niño de 6 años continuó-, Bueno, como los perros ya saben como hacer todo eso, pues no tienen que quedarse por tanto tiempo como nosotros.”

    Recuerda, si un perro fuera tu maestro, aprenderías cosas como:

    Cuando tus seres queridos llegan a casa, siempre corre a saludarlos.

    Nunca dejes pasar una oportunidad para ir a pasear.

    Deja que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea de puro “Extasis”.

    Toma siestas.

    Estírate antes de levantarte.

    Corre, brinca y juega a diario.

    Mejora tu atención y deja que la gente te toque.

    Evita morder, cuando un simple gruñido puede ser suficiente.

    En días calidos, recuestate sobre tu espalda en el pasto.

    Cuando haga mucho calor, toma mucha agua y disfruta de sombra de un árbol.

    Cuando estés feliz, baila alrededor, y mueve todo tu cuerpo.

    Deléitate en la alegría simple de una larga caminata.

    Se leal.

    Nunca pretendas ser algo que no eres.

    Si lo que quieres está enterrado, escarba hasta que lo encuentres.

    Cuando alguien tenga un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazle sentir que estás ahi.

    Vive sencillamente, Ama generosamente, Quiere profundamente, habla amablemente y trata bondadosamente.

  3. Estimado amigo………comparto tu trsitesa, pues yo tengo la dicha de tener como mi mejor amigo aun salchicha ugual que el tuyo, la verdad es que esta un poco loco, pero aun asi lo queremos como aun miembro de la familia, se que algun dia llegara el momento de despedirnos de el, pero hasta que eso suceda, disfrutare con sus travesuras…………XD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s